LVT 2

jueves, 28 de marzo de 2013

[Disco] The Bitter Springs - Everyone's Cup Of Tea (2013)

Saludos telúricos. Después de un largo paréntesis regreso a la web con otro regreso, el de los londinenses The Bitter Springs, grupo no excesivamente conocido que con su última propuesta (un disco doble de 2 horas y 20 minutos) seguramente no aumentará su número de seguidores, pero sí deleitará la curiosidad de sus fans.

Everyone's cup of tea, que apareció el pasado mes de febrero, es el séptimo disco de estudio de los del suburbio de Teddington.

Hay que recordar sin embargo, los numerosos singles y EPs que han ido sacando desde 1996, año en que cambiaron su nombre de Last Party por el de "Las Primaveras Amargas". También es digno de mención que fueran banda de acompañamiento de Vic Godard (ex-Subway Sect) durante 9 años.

Antes de comentar el disco, me gustaría decir que cuando mi amigo y colaborador telúrico Roco me hizo saber su existencia pensé que era una especie de recopilatorio con algunas canciones inéditas. Me equivoqué. En él aparecen singles que habían sido publicados previamente por vía digital, pero el resto del material, es decir, la mayoría del disco, es inédito.

Algunos de estos singles a los cuales me refiero, y que ya conocía, han sido el motivo principal que me ha llevado a explorar el LP en su totalidad. Es el caso de My life as a dog in a pigsty, un tema con referencias zoofílicas en clave de humor en la letra: "I split up with my fiancée, she caught me in bed with Beyonce...Beyonce is our dog's name"; la bailonga And even now, donde el cantante Simon Rivers dice que no es Morrissey en una de sus frases, o la eléctrica y dinámica TV tears, que hace referencia a la aparición del grupo en el show de Jeremy Kyle.

Siguiendo con los singles mencionados, hay que decir que en el long play aparecen en algunos casos versiones alternativas añadidas a las ya publicadas anteriormente: TV unplugged es TV tears en acústico, y White noise (and even now), es la canción con el mismo nombre entre paréntesis pero sin el toque ochentero y alegre de la primera (el tono derrotista y lento que se le da en este caso no la hace perder puntos en absoluto). Hay que decir no obstante que algunos temas pecan, en mi opinión, de demasiada longitud, si bien eso no debería quitar calidad a las composiciones.

Ejemplos de temas largos serían entre otros: The life and not not entirely uneventful times of a McAlpine Fusillier, donde parece que suena un banjo bajo el discurso de Rivers, Sirens everyday, que no me ha terminado de cuajar, Undercover, que parece un lento rap electrónico o, muy especialmente, Snowflakes in June, pista de más de 11 minutos que consigue hipnotizar con sólo 2 acordes que se van repitiendo mientras el pausado recitado del cantante se va mezclando poco a poco con instrumentos de cuerda y viento.

Otro aspecto palpable de E.C.O.T. es que el primer disco es más orgánico (suena más a una banda) y el segundo más sintético (domina más la electrónica y los acústicos). Personalmente debo confesar que me ha terminado gustando más el segundo que el primero, quizás por ese aire innovador y la desnudez que me han transmitido algunos temas.

Es el caso de Our ghosts, muy íntimo con harmónica incluída, Purely medicinal, que aunque pueda sorprender tiene un aire a los Blur o U2 más tranquilos, The hospital run, que me ha parecido muy sombrío a pesar del ritmo electrónico de fondo, o la serie Powerless, que consta de 4 partes y con la que me quedo sin duda con la más orgánica (Pt 3&4), con un acertado saxofón y acordeón en la parte final.

Para terminar y ya yendo por libre, me gustaría destacar algunos temas que aún no he mencionado, como The Mollicoddled laughs, uno de mis favoritos del primer disco, I'm free to kill again, pieza súper delicada donde retrata un Londres venenoso y confuso en la que Simon es secundado por la corista Kim Ashford, o la breve y emotiva A temporary hush, con un Rivers impecable en la interpretación y que supone una excelente coda al segundo disco.

Como anécdota cabe mencionar el guiño a Gary Glitter no sólo en el nombre de una de las canciones, sinó también en el principio del tema Cruel Britannia, que recuerda al Rock and Roll de la estrella glam. Que tengáis una buena y amarga primavera, con este álbum seguro que lo conseguís.





No hay comentarios:

Publicar un comentario