LVT 2

miércoles, 22 de mayo de 2013

[Disco] Deerhunter - Monomania (2013)


Deerhunter ha vuelto casi tres años después de Halcyon Digest (2010), con el que, a mi parecer, el grupo de Atlanta alcanzó su cima particular. 

Quien desee encontrar en el nuevo y flamante Monomania una continuidad respecto al nivel de sofisticación del álbum precedente, ya puede esperar sentado. Lo nuevo arranca con Neon Junkyard y sobretodo con Leather Jacket II, algo ruidoso y caótico. Pero es solo el principio.

Se acentuó mi desconcierto al darme cuenta de que el tercer tema sonaba irremediablemente a Lotus Plaza, el interesante proyecto de Lockett Pundt, guitarrista y alma de Deerhunter junto a Bradford Cox. Se trata de The Missing, que parece una canción infliltrada, a modo de cameo, de su Spooky Action At A Distance (2012), segundo trabajo de la banda de Pundt y que ya reseñamos en alguno de nuestros balances sobre lo más destacado del año pasado.

Monomania tiene algo de collage y de ecléctico ya que, al proseguir con la escucha, reaparece la vertiente más pop de la banda con Pensacola y Dream Captain, y especialmente a partir de Blue Agent el grupo rescata la frescura y el sello identificativo que desarrollaron en su Microcastle (2008), otro eslabón imperdible de su carrera con temas que ya son clásicos como Agoraphobia, Little Kids o Never Stops

Y es en este tramo del disco donde se encuentran mis favoritas T.H.M., Sleepwalking, y Back to the Middle, que, personalmente, considero hits muy por encima del primer single publicado y que da nombre al disco: Monomania,  la cual está en la línea inicial de los dos primeros temas mencionados anteriormente y su sonido más sucio, disonante y distorsionado.

Pero todavía queda un viaje monomaniático más con Nitebike y sus geniales crescendos y decrescendos, rozando el silencio y donde también la voz de Bradford más se retuerce y divaga. Creo que para los que le seguimos de cerca, es casi imposible no asociar este tema y el que concluye el disco, Punk (La Vie Anterieure), con Atlas Sound, su proyecto paralelo que tan buenos frutos ha dado, con lo cual aprovecho para recomendar Parallax (2011) y Logos (2009). Por todo ello reafirmo lo que ya es sabido por muchos, que el señor Cox es desde hace años uno de los más interesantes personajes del panorama musical actual y que dispone de inspiración, carisma y talento a raudales. Desde que le descubrí, gracias a mi querido compañero telúrico Axel, no le he perdido la pista.

Pónganles las etiquetas que quieran... Ciertamente, este no será el trabajo más creativo de Deerhunter, pero yo sí diría que pasa por ser un auténtico canto a sí mismos: a cómo han sonado, a cómo les apetece sonar ahora y a sus intereses propios más allá de las tendencias. En definitiva, que no necesitan demostrarnos nada más que su personalidad sigue firme, y que como músicos, por lo menos, parece que se mantienen muy en forma y con ganas de dar guerra. Lo comprobaremos este jueves en el Primavera Sound de Barcelona.



No hay comentarios:

Publicar un comentario